Los Hipocritas en el Templo escuchan sus pecados y sonrien.

|





Por alguna razon pienso que este es el espacio para ver esto!!

Un abrazo y pues espero realmente que este Discurso no pase de la Anecdota.

JESUS ANTONIO

5 comentarios:

Toonfed dijo...

Emotivo y verdadero el discurso, el problema es que no creo que ona sola voz logre hacer el eco suficiente para que el cambio se dé.

Las opciones de cambio deben empezar desde la responsabilidad de uno mismo como ciudadano, al tener la obligación de informarnos, de leer y aprender, de buscar las opciones y no quedarnos con loque se dice en al televisión en las novelas en todo lo que consumimos y compramos para hacer nuestra vida más fácil y más cara.

Comprando cosas que no necesitamos a precios exhorbitantes, pasandonos el alto, dando esa mordida, porque nos da flojera.

Si todos en realidad tuvieramos conciencia social y cultural nos da ríamos cuenta que la solución más difícil es la su vez más fácil.

Las empresas dependen de nosotros para sobrevivir nosotros no las necesitamos a ellos; nos han hecho creer que sin ellos no vivimos cuando en realidad es al revés.

antonio dijo...

Exacto mi toon es esta es la primera vez que estoy con la idea de ir a votar pero sin votar nada mas de usar mi boleta, la verdad ahora todos los partidos son lo mismo ahora, y si el camino va como va, dios no quiera y llegue el hartazgo social que se manifieste en una revuelta social que lleve a una toma del poder y nos venezualicemos...caray que pena!!

JESUS ANTONIO

Lucy dijo...

Es una pena que muy, pero muy poca gente en México pueda despertar una conciencia social tan aguda como la de la srita. Dresser.

Como bien dicen, el problema radica en el ciudadano, en aquel que se enoja cuando le cortan sus programas favoritos en ves de enojarse por la privatización de Pemex, por ejemplo.

Y desde mi punto de vista, el problema es la educación. Desde la familia hasta los centros educativos. ¿Qué se puede esperar de un mundo estupidisado en la televisión o cositas bonitas? ó, ¿Que esperamos observar de una escuela opresora donde el alumno es reprendido por levantarse de su asiento?.

Saludos.

antonio dijo...

Me podrias poner mas claro el ejemplo del alumno reprendido por levantarse de su asiento..tengo una idea pero quiero primero aclarar ese punto capaz que es la misma idea que tengo con otras palabras, estoy de acuerdo en lo que dices pero eso ultimo a mi no me quedo claro, porque soy maestro tambien y si un alumno se levanta de su asiento sin que yo no lo haya permitido lo unico que esta haciendo es faltarme al respeto y a su clase y pues no merece que lo eduque digo yo educo y oriento pero nos soy ninera.... sobre todo porque sabemos que la llave es la educacion y lamentablemente el poner limites es indispensable y necesario en una sociedad...ahorita estan educando a mi sobrinito se me hace mucho mas claro que antes esto de poner limites...

Nuestra gran falla es no ponerle limites a esta puta bola de lacras llamese diputados o gente que vive del herario ...yo todavia estoy sorprendido porque no hemos llegado al punto de argentinizar conciencias...me acuerdo cuando la gente empezo a darles porrazos a sus diputados y por lo menos esa gestion por miedo a la gente trabajo decentemente...nosotros perdonamos todo...ahi esta el gober precioso, este ultimo escandalo del director de comunicaciones, y la estupidez mental de fox que soportamos por mucho tiempo...

Un abrazo y estoy a tus ordenes!!!

JESUS ANTONIO

El problema es el aparato represor y como este tiene a su sociedad.

Gaviota dijo...

Yo creo que lo que Lucy quiso decir es que el alumno es reprendido por pensar con libertad, por decir lo que piensa, por 'salirse' del estandar de lo que se supone debe pensar, contestar o decirle a los maestros, creo que era más como una metáfora.

Y estoy alarmada, yo también soy profesora... antes que nada, quiero preguntarte Antonio ¿qué edad tienen tus alumnos? y antes de esa respuesta me aventuro a decir que "si un alumno se levanta sin que yo lo haya permitido es una falta de respeto" suena a educación del siglo pasado, represora. Debe haber respeto y limites por supuesto, pero no hay que quitarle la libertad al alumno.

Por eso cuando crecemos no opinamos, no decimos nada, no pensamos: si todo lo que yo digo o hago es una falta de respeto, entonces ¿para qué opino? Y de ahí: es más fácil que nos digan cómo pensar y sentarnos a tragarnos todo lo que los demás nos digan.

¿No crees?